El fondo anticorrosivo protege las superficies metálicas en ambientes de agresividad corrosiva, por lo cual, puede ser aplicado en rejas, estructuras de fierro, entre otros.

Es decir, un fondo corrosivo es un producto que ha sido desarrollado para la protección de todo tipo de estructuras y materiales de hierro, fierro o acero, tanto en exposición a la intemperie o en áreas de bajo techo.

Características:

  • Resistencia a la exposición a la intemperie
  • Excelente poder adhesión
  • Fácil aplicación en brocha, rodillo o pistola

Además, en el mercado existen fondos anticorrosivos de colores para diversas estructuras metálicas, ya sea de tipo urbano o industrial.

Tiene diversas aplicaciones como el recubrimiento de estructuras de acero en talleres de herrería, así como en obras civiles y estructuras ubicadas en zonas moderadamente corrosivas como:

  • Marcos
  • Puertas de hierro
  • Rejas
  • Galpones
  • Estructuras metálicas en general

Artículo creado con información de trazosdelcolor.com.